El Gobierno estadounidense confirmó este martes que mantiene suspendida la entrada al país de los afganos evacuados de Kabul, debido a la detección de seis casos de sarampión entre refugiados que ya han llegado a Estados Unidos.

El pasado viernes, la Casa Blanca afirmó que había detectado cuatro casos de la enfermedad entre los afganos trasladados a Estados Unidos, y fuentes estadounidenses aseguraron este martes que el número de contagios confirmados ha ascendido a seis.

"Hemos hecho pruebas a otros que han estado en contacto cercano (con los contagiados). Muchas de esas pruebas han dado resultado negativo, mientras que otras están aún en proceso de completarse", dijo un alto funcionario estadounidense en una rueda de prensa telefónica.

Contagiados son aislados en base militar

La fuente, que pidió el anonimato, agregó que todos los contagiados están "aislados en una de las ocho bases" militares a las que son transportados temporalmente todos los inmigrantes afganos al llegar al país, para terminar de completar los requisitos para conseguir un visado.

Además, dijo que las autoridades sanitarias están vacunando a todos los afganos alojados en esas bases contra el sarampión, las paperas, la rubeola y la varicela, un proceso que terminará seguramente "cuando acabe este próximo fin de semana", aunque las inmunizaciones tardarán aún un tiempo en ser efectivas.

F. DW