Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) publicaron este miércoles un reporte en el que revelan que en el año 2021 se produjeron en Estados Unidos unas 107.622 muertes por sobredosis de drogas.

De esta manera, el país ha superado el millón de muertes por sobredosis desde que los CDC comenzaron a recopilar datos hace unas dos décadas.

La cifra de 2021 supone un aumento del 15% con respecto al año anterior, que también fue un récord. Según se detalla en el reporte, el responsable del 70% de las muertes en 2021 fue el fentanilo, un opioide sintético altamente peligroso.

Por otro lado, las tasas más altas de muerte se presentaron entre los hombres y jóvenes afroamericanos, seguidos de cerca por los hombres y jóvenes indoamericanos y nativos de Alaska.

Si bien el consumo de narcóticos está disminuyendo en general entre los adolescentes, las muertes por sobredosis en este sector de la población se han duplicado en los últimos tres años.

Según Nora D Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas en los Institutos Nacionales de Salud, esto se debe a que los adolescentes, buscando ayuda para estudiar para los exámenes, calmar la ansiedad y dormir mejor, son más propensos a comprar pastillas que creen que son Adderall, Xanax o Percocet.

"Han estado haciendo esto durante décadas", explica Volkow. "Lo que ahora es diferente es que estos medicamentos recetados que se fabrican ilícitamente con contenido de fentanilo se han multiplicado por cincuenta" entre 2018 y 2021, por lo que los adolescentes "fueron envenenados al tomar una pastilla que contiene algo que no sabían que estaba ahí".

Asimismo, las autoridades han alertado que los traficantes de drogas están mezclando el fentanilo con otras sustancias como metanfetaminas o cocaína para enganchar más a sus clientes.