Oklahoma está a punto de prohibir el aborto desde el momento de la fecundación, luego de que su parlamento aprobó una ley en este sentido, por lo que solo falta la firma de su gobernador Kevin Stitt, de origen republicano, de acuerdo con una nota de RFI, el cual se publica a continuación:

Es algo inédito. Oklahoma será oficialmente el estado con la ley de aborto más restrictiva del país cuando su gobernador, el republicano Kevin Stitt, la firme. Hay pocas dudas de que quiere hacer de su estado "el más provida", es decir, el más antiabortista, del país.

Para hacer cumplir esta ley, Oklahoma quiere apoyarse no en la policía, sino con sus ciudadanos. Se leo invita a demandar a cualquier persona sospechosa de haber ayudado o incluso animado a una mujer a abortar.

Una medida ya aprobada en la vecina Texas el año pasado impide que los tribunales bloqueen la ley, aunque sigue siendo contraria al derecho al aborto establecido por el Tribunal Supremo en 1973.
Es probable que el Tribunal, que ahora cuenta con una mayoría conservadora, revierta esta decisión. A finales de junio o principios de julio, podría decidir dejar que los estados decidan su política sobre el derecho al aborto.

De ahí la prisa de los parlamentos locales por legislar sobre el aborto. Veintiséis estados conservadores, más de la mitad del país, ya están preparados para prohibir el aborto por completo o restringir severamente el acceso.

La Corte Suprema de Estados Unidos podría decidir en unas semanas anular una jurisprudencia de 1973 que garantiza el derecho de la mujer a la interrupción voluntaria del embarazo. En ese caso, cada estado del país sería libre de legislar sobre la cuestión.

MÁS INFORMACIÓN AQUÍ