Más de siete millones de pesos (46.2 millones de yenes), recibió por error un beneficiario del programa del apoyo del gobierno de Japón a los afectados con la pandemia del COVID19, quien gastó todo en unos días en apuestas realizadas en casinos en linea, según la información difundida por MVS Noticias, la cual se reproduce a continuación:

Hoy en ¿cómo perder tu dinero de forma absurda? Te contaremos la historia de un empleado que recibió 358 mil dólares por error y perdió todo.

Hay afortunados – muy pocos- que por algún motivo o error humano o incluso tecnológico reciben dinero en sus cuentas.

Sin embargo, quienes sueñan con que esto les pase, seguramente se imaginaría qué hacer con un poco de dinero extra o cómo guardarlo para el futuro.

Esta historia de transferencia errónea sucedió en Abu, Japón, y el afortunado fue un joven llamado Sho Taguchi, quien en un día cualquiera recibió en su cuenta 46.2 millones de yenes (unos 358 mil dólares).

El hombre de 24 años, en lugar de guardar este dinero o en su defecto hacer lo honradamente debido, como regresar el dinero, el joven tuvo, lo que pensó sería una mejor idea.

Sho Taguchi decidió dedicarse a apostar en casinos online desde su smartphone.

Pasó casi un mes, cuando el gobierno notó este gran error por lo que inmediatamente se puso en contacto con el hombre; sin embargo, el dinero ya había desaparecido, pues Taguchi lo perdió todo en las casas de apuestas.

Lo peor de todo es que el ‘afortunado’ no tenía forma de pagar este dinero ya que luego de recibir el depósito por error el joven renunció a su trabajo para dedicarse de tiempo completo a apostar.

El alcalde de Abu, Norihiko Hamada, señaló que el actuar de este hombre fue “imperdonable” y aunque el joven se disculpó fue arrestado.

Lo anterior, porque también se detectó que Sho Taguchi realizó más de 30 transferencias bancarias para retirar parte del dinero en efectivo.

Cabe señalar que este dinero depositado por error era de un fondo de ayuda para gente de bajos recursos damnificada por el coronavirus, donde el propio Taguchi era beneficiado y recibiría solo 100 mil yenes (760 dólares).

¡Buena o mala suerte! Este empleado recibió 358 mil dólares por error, pero lo desperdició apostándolo todo.