Si Félix Salgado Macedonio tiene algo en Morena son dirigentes que le defiendan. Entre los respaldos políticos que se ha granjeado el aspirante a la gubernatura de Guerrero, está el del presidente, Andrés Manuel López Obrador, que esta mañana habló de la decisión del Instituto Nacional Electoral (INE) de cancelar la candidatura de Salgado por no presentar el informe de gastos de precampaña al que obliga la Ley. “¿No se puede poner una sanción que no sea quitarle el derecho a participar? Que sea el pueblo el que decida si es mal candidato”, ha dicho el presidente en la conferencia matutina de este martes, desde Palacio Nacional. “Querer impedir por consigna que no participe un candidato, ¿no es un agravio a la democracia?”, ha cuestionado López Obrador.

El INE canceló hace dos semanas la lista de Salgado a la gubernatura de Guerrero por no detallar los ingresos y los gastos que realizó cuando aspiraba a ser candidato de Morena en Guerrero. En completo desacuerdo con la decisión, Salgado Macedonio escaló el asunto ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que devolvió el caso nuevamente al INE para que en las próximas horas decida una nueva sanción que le permita presentarse a las elecciones, o por el contrario, mantener la decisión inicial y cancelar la candidatura.

Mientras tanto, el candidato se ha instalado a las puertas de la autoridad electoral junto a un grupo de seguidores para hacer presión y le ha declarado la guerra a los siete consejeros que votaron en su contra, entre ellos, el presidente del INE, Lorenzo Córdova. El senador con licencia llegó a decir que iría a buscar a los consejeros a su casa si fallaban en su contra. “¿No le gustaría al pueblo de México saber dónde vive Lorenzo Córdova? ¿Les gustaría saber cómo es su casita de lámina negra? Cabroncito. No sabe por lo que estamos luchando en Guerrero”, dijo el excandidato afuera de las instalaciones del INE. En el escenario, un enorme ataúd negro con el nombre “Lorenzo” y la inscripción “Cuenta los días, rata, demonio”, acompañaba a Salgado Macedonio. A un lado, una corona de flores junto a la cara de Córdova y del consejero Ciro Murayama, bajo la leyenda: “Consejeros del PRIAN”, completaban el tétrico altar.

Ante una escalada de las amenazas contra la autoridad electoral, la secretaria de Gobernación y el propio presidente han tenido que sofrenar a su candidato y recordarle que la lucha de Morena es pacífica y apegada a la ley. “Hay que luchar en contra del fraude de manera pacífica. No a la violencia”, ha expresado López Obrador este martes que no perdió la oportunidad para expresar la desconfianza que él tiene en el INE. “También crispan el ambiente electoral los que hacen fraude, no estoy justificando, nada más porque no se ve el asunto de manera integral, no solo una parte”, ha reprochado el presidente. López Obrador ha señalado que los mismos consejeros que ahora toman la decisión contra su candidato, son aquellos que en 2012 no detectaron los vínculos de Odebrecht con la campaña de Enrique Peña Nieto.

Este martes a las 18.00, el Consejo General del INE volverá a reunirse para decidir el futuro electoral de Salgado Macedonio en Guerrero y de Raúl Morón en Michoacán. Cuestionado sobre si su gobierno realizará una reforma del Instituto electoral, López Obrador ha referido que si es necesario para salvaguardar la democracia, la llevará a cabo.