"No duele", fue la expresión del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador al recibir la primera dosis de la vacuna de la farmaceútica AstraZena contra COVID19. 

“No (me dolió). (La enfermera) tiene unas manos muy suaves y no duele; además, ayuda mucho y nos protege a todos”, dijo el mandatario al cerrar la conferencia mañanera.

Dijo que decidió vacunarse públicamente para  “hacer una convocatoria, un llamamiento a todos los adultos mayores que se están quedando sin aplicarse la vacuna por alguna precaución”.

“Estamos seguros de que no hay ningún riesgo, peligro, no hay reacciones graves. Le estamos dando seguimiento todos los estudios que se están haciendo en el mundo, para garantizar la seguridad de todas las personas”, resaltó.

“Decirles que nada se hace por la fuerza, todo es por la razón y el derecho, somos libres y debemos ejercer nuestra libertada a plenitud. Es convencer, no imponer absolutamente nada. Si deciden no aplicarse la vacuna, son libres, están en su derecho; sin embargo, nosotros tenemos la obligación de informar que es importante protegernos frente a la pandemia”, agregó.