Los diputados mexiquenses aprobaron por unanimidad reformas a la Ley de Voluntad Anticipada, en la que considera a la escritura de voluntad anticipada como el documento público en el que una persona manifestará su decisión de ser sometida o no a tratamientos médicos o cuidados paliativos en caso de estar en etapa terminal.

Con lo anterior, una persona con capacidad mental expone las instrucciones respecto a la atención sanitaria que desea recibir en situaciones en las cuales ya no pueda expresar su voluntad.

Con las reformas aprobadas, se establece que la persona podrá designar de uno hasta tres representantes, los cuales deben aceptar dicho cargo en el mismo acto para que, en el orden de prelación que se indique, verifiquen el cumplimiento de la voluntad.

También se considera difundir y distribuir los formatos que faciliten el trámite para realizar las declaraciones de voluntad anticipada; capacitación a instituciones públicas, privadas, sociales y civiles; elaborar y ejecutar programas de investigación, estudio, capacitación, enseñanza, promoción y difusión de los derechos que tienen las y los pacientes.

El diputado proponente, Maurilio Hernández, reconoció: “Tratándose de salud y dolor, era impostergable atender estas propuestas”.