Con acusaciones de un proyecto simulado y con pifias sobre los actos de proceso penal, fue como se avaló en la comisión de Gobernación del Congreso de Puebla, la eliminación del fuero constitucional para funcionarios públicos y diputados locales.

La diputada del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Vianey García Romero, dijo que el gobernador en turno, legisladores, magistrados del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y los titulares de la Auditoría Superior del Estado (ASE), además de la Fiscalía General de Estado (ASE), continuarán en sus cargos hasta que culmine el proceso penal que tienen en su contra.

Argumentó que no se les puede quitar del cargo, porque se estaría violando el principio de presunción de inocencia, además de que se sumergiría a Puebla en un caos social al quitar a un funcionario o representante popular.

“Se imaginan que acusan al gobernador del estado y se les retira del cargo mientras hay un proceso penal abierto, se sumergiría al estado en un caos social. Se trata de la presunción de inocencia, que por eso, hasta que haya sentencia firme, se les retiraría del cargo”.

Sin embargo, la diputada local del Partido Acción Nacional (PAN), Mónica Rodríguez Della Vecchia, mencionó que el proyecto es una simulación, porque al permitirles la permanencia al frente de sus cargos, existirían dados cargados para que no haya sentencias en contra de un legislador o servidor público acusado de un delito. “Es una clara simulación porque no estamos eliminando el fuero, porque los diputados, el gobernador y magistrados seguirán gozando de los beneficios de enfrentar un juicio desde su cargo y eso claramente viola el principio de equidad procesal entre las partes”.

La diputada local del PRI, Rocío García Olmedo, evidenció algunas pifias que se cometieron durante la comisión de Gobernación, pues no se cumplen con todos los requerimientos en materia procesal fijados en la Constitución Política de Puebla. Cabe señalar que Puebla, una vez que se avale el proyecto ante el pleno, se sumaría a los 16 estados que ya eliminaron el fuero, entre ellos Jalisco, Nuevo León, Baja California, Guanajuato, Coahuila, Hidalgo, Campeche, Nayarit, Querétaro, Quintana Roo, Yucatán, San Luis Potosí, entre otros.