Solo la operación cicatriz dentro del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), permitirá evitar un “partido inexistente” en Puebla, donde falta más apoyo a las acciones de gobierno estatal y federal.

Así lo consideró el diputado local con licencia de Morena, Gabriel Biestro Medinilla, quien consideró que lo anterior será tarea del nuevo dirigente estatal.

Indicó que una prueba de la inexistencia de Morena en Puebla, fue durante la consulta popular, donde no hubo trabajo de tierra previo, para informar a los poblanos sobre la oportunidad que tenían para lograr un juicio a los ex presidentes de México.

Indicó que Morena no puede repetir los errores del pasado, los cuales se caracterizaron por la presunta venta de candidaturas, aunque también defendió que el capítulo del 6 de junio, debe ser cerrado para la nueva dirigencia estatal.

“La señal de ayer fue evidente, no vernos un partido que apoye al presidente, no vemos un partido que apoye al gobernador, que informe, organice, hable, es un partido prácticamente inexistente y eso tenemos que evitar”.

Indicó que para la renovación de la dirigencia estatal de Morena, se deberá esperar la convocatoria que permita la unidad entre la militancia, de lo contrario se seguirán cometiendo los errores del pasado proceso electoral de junio.