La Oficina de Salud Pública de Inglaterra (PHE) ha emitido una alerta ante la detección de un brote de norovirus, señalando que los casos han aumentado a 154 desde finales de mayo, lo que supone el triple de los casos registrados en el mismo periodo de los últimos cinco años.

Según informa DW, el PHE informó del aumento de los casos de norovirus en entornos educativos, especialmente en guarderías y centros de atención infantil.

"El norovirus, comúnmente conocido como el virus de los vómitos de invierno, ha estado en niveles más bajos de lo normal a lo largo de la pandemia con menos oportunidad de propagarse entre las personas en la comunidad, pero a medida que las restricciones se han relajado hemos visto un aumento de los casos en todos los grupos de edad", dijo el profesor Saheer Gharbia, director adjunto del Servicio Nacional de Infecciones de PHE.

Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, el norovirus es un tipo de virus altamente contagioso, que se manifiesta en forma de gastroenteritis y cuyos síntomas principales son vómitos, diarrea, náuseas y un fuerte dolor estomacal.

La mayoría de las personas desarrollan los síntomas entre 12 y 48 horas después de contraer el norovirus, y pueden durar hasta 1 o 3 días.

Es una enfermedad que afecta especialmente a las personas mayores, pero también a los niños. Al igual que el Covid-19, el norovirus se caracteriza por su facilidad de contagio.

El artículo completo AQUÍ.