Galones con químicos, al parecer explosivos, fueron encontrados en locales de venta de autopartes de la 46 Poniente de la Ciudad de Puebla.

Los bomberos llegaron a los comercios, tras la llamada telefónica de emergencia de vecinos, quienes reportaron un fuerte olor a una sustancia tóxica que inicialmente relacionaron con amoniaco.

Con ayuda de los elementos de la Policía Estatal, los tragahumo entraron a once negocios para realizar su revisión y hallaron galones con químicos supuestamente explosivos.

Elementos de la Guardia Nacional resguardan la zona, desde la 50 Poniente hasta la 11 Norte para evitar el paso de los vehículos.

Hasta el momento, la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) no ha informado sobre el tema.

Cabe desatacar que la 46 Poniente históricamente se ha caracterizado por la venta de autopartes robadas.

Hallan autopartes robadas y 400 dosis de drogas

Las autoridades informaron que fueron halladas autopartes robadas y cerca de 400 dosis de droga en diversos espacios utilizados para la comercialización de las piezas de los vehículos.

Inicialmente, hubo reportes de un fuerte olor a amoniaco en esta zona que provocó la movilización de la Policía Estatal Bomberos, quienes a su arribo, detectaron que el olor provenía de un conjunto de inmuebles en los que era visible que se almacenaban sustancias en bidones, autopartes y refacciones. Ante esto, fue solicitado el apoyo de la Policía Estatal Preventiva.

Tras la revisión de los 11 inmuebles fueron encontradas cerca de 400 dosis de un polvo blanco con las características propias de la cocaína.

A su vez y con la participación de personal del área de Inteligencia que paralelamente realizaba investigaciones sobre la comercialización de autopartes robadas, fueron ubicados diversos locales con mercancía presumiblemente robada, por lo que se dio parte a la Fiscalía General del Estado.

De forma preliminar, la dependencia informa que fueron encontrados rines, llantas, faros, y partes diversas de automóviles en locales que ahora se sabe eran utilizados para la distribución de droga al menudeo y venta de autopartes robadas, los cuales eran administrados por un sujeto conocido como "El Diablo", quien pertenece a la banda del líder criminal identificado como "El Chupón".