Después de las 22 horas del domingo se reportó la toma de la presidencia municipal de Tlacotepec de Benito Juárez, pero antes los inconformes se enfrentaron a policía a quienes golpearon y desarmaron.

Debido a la tensa situación que se registra en el municipio ubicado al sur del estado, a 101 kilómetros de la capital poblana, fue necesario un despliegue policíaco apoyado por la Guardia Nacional, Policía Militar y corporaciones municipales de la zona.
A uno de los policías golpeados y desarmados fue llevado hasta la casa del presidente municipal para exigir a Nelson Berinstain atendiera sus demandas; ante la negativa del edil a recibir a los pobladores enardecidos, estos empezaron a vandalizar la vivienda.



En la presidencia municipal ingresaron a la comandancia y las oficinas de Protección Civil de donde extrajeron mobiliario, documentación y equipo de computo que fue quemado en el patio central de la alcaldía.

También se causaron daños a vehículos oficiales; extraoficialmente se señala que se trata de una patrulla tipo pick up y de una ambulancia. 

De acuerdo con datos recabado, la manifestación esta conformada por vecinos de la población de San Marcos Tlacoyalco y de la cabecera municipal que acusan a los elementos de la policía municipal de cometer abusos en contra de dos personas detenidas, una de ellas por portar un arma de fuego.