Jeremy Alexander de tres años de edad habría sido asesinado por su madre y padrastro quienes fingieron que había desaparecido presentando una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia de Tlaxcala (PGJE) en el mes de junio. 

Esta semana los restos del menor fueron ubicados en un predio baldío de La Magdalena Tlaltelulco, Tlaxcala, completamente calcinados.

Luego de más de tres meses de investigaciones,  Rosa e Iván N. confesaron a los agentes de investigación que conocían el paradero del menor, ya que ellos habían participado en su desaparición.

De acuerdo con la información obtenida por URBANO Noticias, los agentes encargados del caso, ambos adultos que estaban a cargo del menor cayeron en contradicciones durante las entrevistas.

Ante esta situación se giró una orden para exhumar los restos del pequeño que fue muerto y calcinado por los dos adultos, y únicamente se reconoció parte de la dentadura y los huesos.

La madre biológica de Jeremy y su padrastro quedaron a disposición de la PGJE, en espera de la audiencia inicial dónde se sabrá si llevarán su proceso en prisión preventiva o evadirán la acción de la justicia.