La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió un acuerdo de radicación y atracción para investigar la actividad del Table Dance TABV en Chiautempan, Tlaxcala que ofrece a través de redes sociales servicios a domicilio, hecho que propició quejas de asociaciones defensoras de derechos y feministas que exigieron a las autoridades investigar a este y otros centros nocturnos y negocios .

Los servicios a domicilio fuero promovidos una vez que se declaró la Alerta Sanitaria, y el gobierno tlaxcalteca ordenó el cierre de los establecimientos para evitar la propagación del COVID-19.

Por lo anterior, la institución investigará de oficio posibles actos u omisiones cometidos por parte de servidores públicos de la Secretaría de Salud y de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Tlaxcala, "que por su naturaleza pudieran resultar de especial gravedad y constituir violaciones a los derechos humanos a la salud, a la legalidad y a la seguridad jurídica".

"
Para tal efecto, se solicitará información a las autoridades involucradas en los hechos a fin de integrar el expediente de queja y, en su momento, emitirá el pronunciamiento que conforme a derecho corresponda".


LEER ADEMÁS

Piden a Gobierno investigar por trata a establecimientos de table dance

Recalcan que es urgente garantizar la seguridad de las mujeres. La CNDH investigará debido a que que una actividad de esta índole atenta, no solamente contra el derecho a la salud, sino provoca discriminación y posible trata de personas con fines de explotación sexual.

"En ese tenor, procurar la salud y la vida de las y los mexicanos, impone también a las autoridades de los tres niveles de gobierno, la obligación de instrumentar acciones eficaces y suficientes, a favor de las personas que enfrentan violencia en cualquiera de sus formas, en particular las mujeres y niñas", dice el comunicado de la Comisión.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Table Dance en Tlaxcala ofrece servicio a domicilio pese a prohibición por COVID-19 Table Dance en Tlaxcala ofrece servicio a domicilio pese a prohibición por COVID-19