El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, convocó a los poblanos a no bajar la guardia ante la crisis sanitaria del COVID-19, que en el territorio poblano tiene a poco más de mil 800 personas enfermas.

Tras la misa dominical que continúa realizándose a puerta cerrada en La Catedral de Puebla, el jerarca de la iglesia católica insistió que vienen las semanas más difíciles para controlar esta pandemia.

Argumentó que la única manera de disminuir la curva de contagios que hay en más de 90 municipios, es aplicando el resguardo en casa por muy complicado que sea, pues así lo piden las autoridades sanitarias en Puebla.

“Hay que seguir las recomendaciones de la Secretaría de Salud, vienen las semanas más difíciles, procuremos estar en casa, procuremos estar en resguardo, oremos en familia y que nos bendiga Dios”, resaltó. 

Cabe señalar que con base en los datos del gobierno del estado de Puebla, la cuarentena a raíz del COVID-19 se extendería al menos tres semanas más durante el mes de junio, a raíz de los altos números de contagios.