Durante las lluvias de los meses de mayo y junio, se consumen los Chiquilichis en la Mixteca; son considerados un alimento rico en proteínas y hierro.

Se ofrecen en el mercado municipal Rodolfo Sánchez Taboada de Acatlán de Osorio a costos que oscilan entre 50 a 100 pesos la medida de una taza, por ello, familias de la región acuden a las orillas del río Tizac y otros lugares como barrancas cercanas a los ríos, en busca de dicho alimento.

Una medida puede variar desde una lata de sardina a un costo de 200 pesos, hasta un litro a un precio de 1000 pesos.

Este tradicional alimento o llamado chiquilichis, tienen el nombre científico “cicadas”, los cuales se recolectan por las noches o en la madrugada, pues la la mutación (transformación) se da en cuestión de minutos, les salen alas y emprenden su vuelo para entonar un singular canto, ya convertidas en cigarras.

Cuando los chiquilichis salen del suelo son llamados por los habitantes como tetes, aun con coraza; al poco tiempo les salen alas y emprenden su vuelo.

Ahora con la contingencia las ventas han bajado sin embargo en otros años vienen del extranjero a probar este exótico platillo, otros mas solo suelen exportar a Europa debido a su singular sabor.

Este tradicional alimento se preparará de acuerdo al gusto de cada familia, los guisan con ajo, cebolla y chile guajillo, hervidos con epazote, en chilate acompañados de ciruelas de temporada, asados con limón y sal, o en adobo acompañado de ciruelas, entre otras formas de preparación.