El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, pidió por el personal médico y de servicio que durante esta pandemia dan hasta su vida para salvar el mayor número de ciudadanos que se encuentran infectados.

Durante su misa dominical, reconoció la labor de los denominados soldados blancos, que tanto en hospitales públicos y privados se mantienen al frente del campo de batalla para tratar de controlar la pandemia.

Confió que poco a poco las actividades en Puebla se restablezcan, una vez que se estableció el inicio paulatino de algunos escenarios bajo las medidas de salud, con el fin de evitar la propagación del COVID-19.

Indicó que en los siguientes días se verá si en esas actividades paulatinas, pueden abrir las iglesias de todo del estado, donde también se debe controlar el acceso de los feligreses para evitar las aglomeraciones.

“Pedimos por todo el personal médico y de servicio que están dando la vida por todos los enfermos… Regresaremos a nuestras actividades poco a poco una vez que pase esta terrible pandemia”, dijo.