La clave para saber comunicar asertivamente, está en función de la estrategia adecuada que debe obedecer al mensaje que se quiere transmitir y al lenguaje que se utiliza para que permee en el público meta. Un ejemplo claro de una estrategia de comunicación política asertiva, es la reciente pieza audiovisual que el partido oficialista realizó con relación al INE.

Y ¿Por qué es tan asertiva esta pieza? Por varias razones, el mensaje que se quiere comunicar es la imparcialidad del Instituto Nacional Electoral o por lo menos, del presidente de esta Institución Electoral, Lorenzo Córdova. Este mensaje de poco o nada serviría para el público meta, que en su mayoría es el voto duro del Instituto Político que en su mayoría -como la lamentable realidad de nuestro país- son de estrato socio económico bajo y estudios máximo de educación secundaria.

Por lo tanto, cómo podría explicársele a este sector de la población temas que representa el organismo electoral cuando mucho tiene que ver con términos en materia de derecho electoral, por lo que este multimedia no utiliza términos complejos o de difícil entendimiento para su público meta.

Este multimedia, que ahí comienza no sólo su asertividad sino lo magistral de la pieza comunicacional, es que, sin utilizar un sólo término de derecho electoral, transmite el mensaje de manera muy sencilla (aunque nada sencilla debió ser la elaboración de la estrategia) respecto a lo que hace un Instituto Electoral.

LEER ADEMÁS: POLITIKÓS | Mantener la esperanza vs ineficiencia de gobierno: Los mensajes estratégicos

Y aún más magistral, la manera en que lo asocia para fácil entendimiento del público meta, a través de partidos de futbol con malos árbitros que le han costado el triunfo a la selección mexicana de este deporte, asociado con el país que, dicho sea de paso, si hay un elemento muy arraigado en México es el nacionalismo, ese es indivisible.

La narrativa de esta pieza, provoca una emoción por su puesto, negativa hacia el INE. Por tanto esta pieza es magistral en su creación, obedece a una estrategia de comunicación política, da un mensaje claro de acuerdo a su público meta y genera una emoción. Tres A’s fundamentales en estrategia que se traducen en este spot del partido político.

A propósito de este tema, respecto al INE, Salgado Macedonio cometió un error que pareció salirse del control de daños cuando se realiza una estrategia. Porque una cosa es polarizar como estrategia para conseguir un objetivo. Y otra muy distintita es no tener claridad en que toda estrategia está perfectamente medida incluida la valoración de los riesgos.

Su discurso incendiario frente a simpatizantes del partido político por el que hasta hace unas horas fue abanderado, se salió de control. De hecho, dudo mucho que haya hecho una prospectiva si quiera de sus palabras. Y es que, en política, la polarización es eje de algunos liderazgos para su narrativa, pero sino se tiene perfectamente medido en humor social y se hace un llamado a las masas con discursos de odio, las cosas pueden salirse de control, la masa es incontrolable y el llamado a incitar la violencia puede ser un boomerang.

Las masas con un clamor de odio como su bandera, suele ser muy peligrosa, el anonimato que provoca estar entre la muchedumbre enardecida puede suscitar efectos devastadores. Y eso lo tiene muy claro el presidente de la República, que es experto en comunicación política -y por su puesto sus estrategas que le acompañan- tiene un extraordinario pulso social respecto a las emociones colectivas. No fue casualidad que hiciera un llamado a manifestarse por la vía pacífica, como tampoco fue casualidad, refrescar la memoria colectiva con el movimiento que encabezo en el 2006.

Twitter @AlesandraMartin