El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) recordó que Puebla y Tlaxcala tienen las tasas de trabajo infantil más altas a nivel nacional, con al menos dos de cada 10 menores de edad obligados a ocupaciones no permitidas o peligrosas.

De acuerdo con la Estadística a propósito del Día mundial contra el trabajo infantil que se conmemora el 12 de junio, en Puebla el 18.3 por ciento de los menores de edad trabajan y en Tlaxcala el 13.9 por ciento.

Ambas forman parte de las 10 entidades con el mayor porcentaje de menores de 17 años obligados a laborar para obtener ingresos propios o para sus familias.

Oaxaca ocupa el primer lugar con un 21.5 por ciento, Puebla con el 18.3, Chiapas 18.3, Michoacán17.6, San Luis Potosí 14.3, Tlaxcala 13-9, Colima 13.9, Nayarit 13.7, Veracruz 13.1, Guanajuato 13 y Aguascalientes12.4 por ciento.

Mientras que, por la tasa de ocupación no permitida, Puebla es segundo lugar nacional con 12.9 por ciento de su población menor de edad laborando y Tlaxcala el sexto lugar con el 9.2 o uno de cada 10 menores en ocupaciones no permitidas.

La mayoría de los menores de edad obligados a trabajar laboran en actividades agrícolas y ganaderas, en la minería o la construcción, en el comercio, como vendedores ambulantes o en otras actividades.

Ambas tasas se ubicaron por arriba de la media nacional además, destaca, Puebla y Tlaxcala se ubican por encima del porcentaje de menores de edad ocupados en actividades peligrosas que, para Puebla, fue de 12.1 por ciento de su población menor de edad y para Tlaxcala de 8.8 por ciento, ambas en los primeros cinco lugares.

Es decir, uno de cada 10 menores es obligado a quehaceres domésticos en el hogar en condiciones no adecuadas, no son remunerados y el tiempo que ocupan vulnera su derecho a la educación, la recreación además de que afecta su salud.