Una familia se salvó de ser aplastada por su propia vivienda en Sanctorum, junta auxiliar de Cuautlancingo, luego de que los muros se reblandecieron y se vinieron abajo a consecuencia de las fuerte lluvia de ayer.

Tres adultos mayores y dos jóvenes fueron los que salvaron la vida, ya que su vivienda, ubicada en el cruce formado por las calles Benito Juárez y Revolución, colapsó.

Personal de Protección Civil y Bomberos acudió al lugar a realizar el retiro de los escombros, ya que casi todos los muros de la casa se derrumbaron debido al reblandecimiento de la tierra.

La vivienda afectada se encontraba a la orilla de una barranca y aunque quienes la habitaban lograron ponerse a salvo, hasta ahora el Ayuntamiento de Cuautlancingo no ha informado sobre el apoyo otorgado a las víctimas.