La casa de la familia Xalamihua fue tragada parcialmente por el socavón de Santa María Zacatepec, municipio de Juan C. Bonilla, el cual mide más de 45 metros de profundidad, prácticamente la altura del estadio Azteca.

El hoyo volvió a crecer en la madrugada y alcanzó más de 125 metros en su eje más grande, según datos proporcionados por la Secretaría de Gobernación (Segob), lo que provocó el colapso de la vivienda.


Del inmueble ubicado prácticamente entre terreno de cultivo, sólo quedó un cuarto y una parte de la barda perimetral, a 15 días de la aparición de este agujero, cuyo origen no se ha aclarado por los investigadores.

Cabe recordar que actualmente, la familia vive en una casa rentada por el ayuntamiento de Juan C. Bonilla por dos meses y el gobierno de Puebla ofreció construir una nueva vivienda en otro sitio.