Hace un par de semanas tuvimos que salir de casa en la tarde-noche para realizar unas compras. Todo apuntaba a que sería una noche de lunes normal, como todo inicio de semana estábamos enfocados en los pendientes que se vendrían esa semana, sin embargo todo cambio al volver a casa y encontrarnos con la noticia de que mi tía había sufrido una caída y presentaba un dolor intenso; intenté levantarla ya que se encontraba en el mismo sitio donde sufrió el accidente imposibilitada de levantarse por el dolor, todos supusimos que al ser una persona mayor y con problemas de salud era hasta cierto punto normal el dolor y que éste se le pasaría y que al final podríamos levantarla y llevarla a su habitación para que se recuperara. Sin embargo esto no fue lo que pensamos.

Al día siguiente y al ver que el dolor no disminuía y por recomendación médica hubo que considerar la movilización para llevarla a un nosocomio donde le realizaran una placa de rayos X que diera luz sobre las consecuencias de la terrible caída.

Así pues nos pusimos a buscar ambulancia y averiguar a dónde llevarla, hasta que por fortuna y gracias a una doctora que como un ángel que te cuida del mal nos recomendó que no la trasladáramos a ningún sitio, sino que mejor vinieran a realizarle la imagen, pero ¿cómo? ¿Rayos X portátiles? Pues sí apreciable lector, para nosotros fue una gran noticia un dato sumamente revelador, ahora es posible que ante una urgencia médica en casa se puede recurrir a esta maravilla de la tecnología. Aún recuerdo la última vez que estuve en un hospital para una placa, una habitación especial con una plancha donde perfectamente cabe acostado una persona y una serie de instrumentos indescriptibles destinados para tal propósito, y al lado otra pequeña habitación desde donde el técnico opera dicha maquinaria para realizar el procedimiento. Esto frente a la moderna máquina portátil que sin problema el técnico manejó hábilmente con una sola mano para tomar la imagen y poderla ver en la pantalla de su computadora portátil y que finalmente la envíe a través de un mensaje por el celular es una autentica maravilla. No cabe duda que ante una emergencia médica con un adulto mayor el empleo de estas herramientas se agradecen ya que gracias a ello se pudo obtener un diagnóstico rápido, sin molestar al paciente y para los tiempos que vivimos sin que implique un gasto enorme por el traslado al hospital, el estudio y el regreso al domicilio.

Gracias al empleo adecuado de la tecnología y al diagnóstico que se pudo determinar la necesidad de una cirugía de urgencia para restablecer la salud de mi tía. Y hasta aquí la mitad de esta odisea.

La segunda parte inicia cuando el cirujano nos comunica que la operación fue todo un éxito. Cabe destacar que el diagnóstico fue fractura de cadera y era necesario colocar una prótesis de fémur, y es que ante dicho padecimiento la cabeza del fémur es la que suele fracturarse. Así pues cuando el cirujano sale del quirófano nos indica que no hubo necesidad de tocar el músculo y que la herida no era mayor a ¡cuatro centímetros! Sí, tan sólo cuatro centímetros, y por ese espacio trabajó retirando el pedazo de hueso desprendido y posteriormente introdujo y colocó la pieza de metal con la cual recuperaría el movimiento de la extremidad.

Es increíble el avance de la ciencia médica y de las técnicas en cirugía que se tienen hoy en día y de cómo están enfocadas en afectar lo menos posible la recuperación y la calidad de vida de los pacientes. Gracias a esto y a al buen estado de salud de mi tía unas horas después ya era capaz de tener un poco de movilidad en la pierna.

Hoy que toda esa pesadilla terminó, hemos vuelto a casa y estamos en el proceso de recuperación y de readaptación en la dinámica familiar no puedo más que agradecer a todo el personal de salud que colaboraron para que ésta, sea una historia de éxito. Y por otro lado sentir un enorme asombro por los avances en la ciencia y la tecnología.

Muchas veces tendemos a detenernos en analizar los aspectos negativos de la implementación y uso de la tecnología, pero pocas veces nos detenemos a analizar las enormes ventajas que también tenemos, tales como tener una máquina de Rayos X portátil que puede agilizar un diagnóstico o el uso de una computadora donde podemos ver las imágenes y el técnico radiólogo puede interpretar lo que ve. Por otro lado los servicios de mensajería que en nuestra experiencia fueron cruciales para enviar las imágenes al médico y rápidamente pudiera diagnosticar la fractura y solicitar la hospitalización de urgencia para realizar la cirugía. Este tipo de cosas son las que debemos de valorar y por ende tomar con mayor responsabilidad el uso de las tecnologías, hacer un uso responsable y promoverlo en los niños quien son los que en futuro continuarán con el desarrollo de la ciencia y la tecnología.

Quiero aprovechar el espacio para agradecer a todo el personal médico que estuvieron al pendiente, al cirujano y el personal de enfermería del hospital, a quienes amablemente nos ayudaron a buscar los donadores de sangre que se necesitaron y a los donadores y a todos quienes estuvieron al pendiente preguntando por el estado de salud de mi tía. Gracias totales a todos.