Ninguna ruta de Puebla cumple con los estándares de transporte público digno y seguro, por lo que es necesaria la inversión del Gobierno del Estado en este rubro, asentó Ana Paula Muñoz, integrante del colectivo Transporte Digno Puebla.

LEER ADEMÁS Considera Barbosa que es imposible modernizar el transporte público en Puebla


En entrevista telefónica para URBANO Noticias, señaló que el transporte público “no es un negocio” sino un servicio para las personas en la ciudad, que sirve para la activación económica y que la gente se pueda mover de manera eficiente y rápida.

Para lograr ello, consideró que la autoridad estatal debe empezar a hacerse cargo del transporte público y abandonar la visión de creer que tiene que la inversión que se haga en él será redituable económicamente.

El metro y metrobus de la Ciudad de México no son aquellos grandes negocios empresariales pero su retorno (de la inversión) está en el bienestar social, vale la pena toda la inversión que el gobierno le mete y lo mismo tiene que suceder aquí en Puebla el gobierno tiene que invertir en el transporte dejando de verlo como una empresa o negocio”, expresó.

Indicó que en la entidad se necesita un transporte confiable, eficiente y digno, para lo cual se requieren más unidades en mejores condiciones.

“Que lleguen en horarios específicos, que sus rutas siempre sean respetadas, que sea seguro para no viajar con el miedo de asaltos o robos, o que te van a caer de la puerta porque el chofer lleva la unidad al tope”, acotó.

Cuestionada sobre cuáles son las rutas de Puebla en peores condiciones, señaló que nombrar alguna significaría que hay otras con “buenas” unidades, por lo que dijo que ninguna ruta cumple con las características necesarias de transporte seguro y digno.

Esta mañana el gobernador Miguel Barbosa Huerta señaló que el transporte público “es un negocio que está disminuido”, por lo que consideró inviable que pueda haber modernización o compra de unidades.

Migran a unidades más pequeñas

En tanto, ciudadanos siguen usando unidades con pisos, techos, puertas, ventanas y asientos rotos, pues la mayoría de unidades son "viejas", por lo que al circular emiten demasiado ruido y smog.

Usuarios de la ruta 3, refieren que las unidades siguen siendo las mismas de hace varios años y que únicamente cambiaron asientos y pintura cuando se dio el aumento al pasaje, pero en temporada de lluvia presentan filtraciones de agua.

Los “Morados”, la ruta 33 y la 44, dicen, tienen asientos vencidos y pintarrajeados o rotos, además sus timbres no sirven.

Son unidades viejas la mayoría, algunos asientos ya están muy planos, supongo que de tanto uso y tienen fallas mecánicas porque compran unidades usadas que nada más pintan”, refirió Mariana, quien habitualmente usa camiones que van hacia el sur de la capital poblana.

Otros señalan que han visto que rutas que antes usaban camiones o microbuses empiezan a migrar a “combis”, quizá por la disminución de pasajeros durante la pandemia, como ocurre en las líneas que van hacia Cholula.