Agrupaciones crearon el Frente Agrario Poblano (FAP), tras presuntas anomalías que se cometen a través de la Secretaría de Desarrollo Rural, donde supuestamente hay malversación de programas sociales.

Sobre el tema, Marcelo Bonilla, integrante del frente, refirió que la dependencia a cargo de Ana Laura Altamirano Pérez, no ha resulto diversas demandas sociales en favor del sector.

Comentó que mediante los delegados de la dependencia, los recursos públicos se están manejando con discrecionalidad, sin que haya certeza sobre el destino de los mismos y que según son para mejorar las condiciones de los campesinos.

Refirió que también tienen registrado casos de maquinaria "hechiza", pues a pesar de que la dependencia gubernamental ha facturado la entrega de las herramientas de trabajo, éstas no han sido entregadas a los productores.

"La Secretaría de Desarrollo Rural no ha atendido las necesidades del campo, están abandonados; no se ha dado el apoyo como debe ser" comentó Marcelo Bonilla.