En Puebla son necesarias políticas públicas que generen la reeducación de masculinidades para la prevención de la violencia de género hacia las mujeres.

Así lo consideraron académicos al participar en la mesa de diálogo “Estudios de Masculinidades en las Academias Poblanas” organizado por el Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr).


En su intervención, Avril Guzmán, psicóloga-criminóloga, consideró central que los gobiernos generen espacios de reeducación de varones, pues dijo que en el combate a la violencia de género “no todo debe tratarse de generar tipos penales para sancionar a hombres violentos”.  

Y es que, señaló, los hombres también se enfrentan a una violencia interna para seguir cumpliendo con estereotipos impuestos para su género por la sociedad.

En su intervención, el antropólogo Jhonathan Maldonado señaló que Puebla atraviesa una ola de conservadurismo que intenta reinstalarse en la atmósfera política.

Ante esto, se dijo preocupado porque la perspectiva de género se encuadre en un marco normativo que establezca perspectivas sobre la masculinidad en función de patriarcado y punitivismo.

Por ello, consideró que las autoridades deben elegir un programa de inclusión y estrategias de intervención que no criminalicen el ser varón.