Un rojo amanecer se apoderó de San Pablo de Xochimehuacan, en el municipio de Puebla,  tras las explosiones en una toma clandestina, hecho que provocó un fuerte incendio y que causó el desalojó de al menos 2 mil familias, según los datos oficiales.

LEER ADEMÁS  Un muerto, 11 lesionados y 54 casas derrumbadas por explosiones de gas LP en Xochimehuacan, Puebla

En estampida y sin información, muchos abandonaron su casa cargando solo con lo puesto, mascotas y alguna cobija, según lo que contaron afectados en los albergues visitados por este medio de comunicación.

Unos,  incluso huyeron hacia Panzacola, Tlaxcala ubicado en los límites con Puebla donde también se habilitó un refugio temporal.


Un inusual pero fuerte olor a gas activó los sentidos de los poblanos en medio de la madrugada, quienes sin pensarlo se despertaron junto con los suyos para salir despavoridos de sus viviendas que estaban cerca de la zona siniestrada.

Pensamos que eran disparos 

Y así fue como vecinos de Xochimehuacán -en medio del frío y con una cobija encima- abandonaron sus casas, esto mientras la noticia de una explosión de una toma clandestina corrió como pólvora entre los cientos de vecinos que se quedaron en la incertidumbre por no saber qué pasaría con sus pertenencias.

Pedro relató a URBANO Noticias, que no estaba al momento de la explosión en su casa, sino que estaba con un familiar en el Hospital de Traumatología, donde el resto de visitantes pensó que las tres explosiones de esta toma clandestina eran disparos por parte de grupos delictivos.

LEER TAMBIÉN CRONOLOGÍA | Fuga de gas LP en Xochimehuacan inició a la 01:34 horas



A lo lejos, vio -junto con otros familiares que estaban en la explanada del Hospital- cómo una estampida se acercaba a ellos; eran los poblanos que corrían por sus vidas asustados al no saber hasta dónde llegarían las consecuencias del incendio que hoy tienen a San Pablo Xochimehuacán declarada como “zona cero”.

Señaló que algunos de sus familiares sí perdieron sus viviendas tras esta tragedia provocada por huachicoleros, sin embargo, está valorando junto con sus conocidos quedarse en uno de los tres albergues habilitados por el gobierno de Puebla y el vecino estado de Tlaxcala.

“A lo lejos se escucharon tronidos que inundaron el ambiente, pensamos que eran disparos, yo estaba con otras personas en la explanada del hospital, cuando vimos personas que corrían por su vida y nos decían que esos ruidos era la explosión de un doctor. Tengo familiares afectados y junto con ellos, estamos valorando quedarnos en uno de los albergues”.

LEER ADEMÁS  Despliegan 300 policías para frenar rapiña en zona cero de Xochimehuacan



Vecinos buscan la forma para ingresar las viviendas

Opiniones encontradas se viven entre los cientos de afectados que tuvieron que abandonar su vivienda, luego de la explosión que se registró en la Junta Auxiliar de San Pablo Xochimehuacán la madrugada de este domingo.

Aunque el área siniestrada fue declarada zona cero, algunos vecinos buscan la forma para ingresar las viviendas y conocer los daños que sufrieron por culpa de presuntos huauchigaseros que al no tener conocimientos de cómo manejar un ducto, provocaron este desastre.

El señor Ángel Gutiérrez dijo que si hubo una pronta respuesta de los cuerpos de rescate, para evacuarlos de sus domicilios en punto de las dos de la tarde, esto bajo la advertencia de que no prendieran las luces o algún automóvil para salir de sus viviendas, de lo contrario la explosión hubiera sido más grande.

Destacó que no bajará la guardia para tratar de llegar a su vivienda que si tiene algunos daños, aunque no sabe hasta cuántos, sin embargo, enfatizó que lo más importante para él, es recoger la documentación oficial de toda su familia.



Por su parte, la señora Alejandra Rosas, dijo que presuntamente no fue buena la respuesta de los cuerpos de rescate, pues no se decía a fondo los motivos de desalojo obligatorio de sus viviendas.

Indicó que tuvo que enterarse por sus vecinos, los cuales estaban más cerca de la nube de gas, que estaban obligados a dejar sus casas ante el riesgo de una explosión, la cual se confirmó minutos más tarde en esta zona de San Pablo Xochimehuacán.

“Para mi si fue tardía la respuesta, no decían el motivo del desalojo, todavía tuve tiempo de sacar algunas cosas de mi casa. Yo me enteré por otros vecinos y pues ahorita, también debo decirlo, estamos vivos”.