El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa pidió a los católicos mantener las medidas sanitarias ante la confirmación del primer caso de la variante ómicron de Covid-19 en México.

Lo anterior, durante la misa dominical que encabezó en la Catedral de Puebla, donde señaló que una persona contagiada de coronavirus puede fallecer cinco y ocho días después de iniciar con los síntomas.

Por ello, recomendó a los católicos a seguir orando, pues algún día “Dios nos llamará a cuentas”, lo cual podría ocurrir en cualquier momento ante la pandemia que ha provocado miles de fallecimientos.

El líder de la grey católica llamó a los católicos a seguir cuidándose, así como a estar atentos a las indicaciones de las autoridades estatales y federales sobre el “terrible mal” de la pandemia.

“La gente se sigue contagiando, la gente se sigue muriendo. Nos anuncian una nueva ola, con nuevas variantes. Tenemos que cuidarnos, tenemos que cuidar nuestra vida”, expresó.

En su mensaje a los fieles católicos, el arzobispo de Puebla destacó que para la religión católica, la vida es sagrada y es el principio más importante, ante lo cual, es importante.

Ofrecen misa a quinta víctima mortal de Xochimehuacan

El arzobispo ofreció la misa dominical por el eterno descanso de Pedro Bolaños Santos, la quinta víctima mortal a causa de la explosión de una tomas clandestina de gas LP en San Pablo Xochimehuacan, junta auxiliar del municipio de Puebla.

También extendió sus oraciones por la familia del señor de 43 años de edad, quien perdió la vida después de estar hospitalizado 10 días, debido a las quemaduras que sufrió en el 30 por ciento de su cuerpo.