Como parte de las actividades impulsadas por la Universidad Anáhuac Puebla, se celebró la tradicional Cátedra Prima de la Escuela de Derecho, la cual ha involucrado semestre a semestre a personalidades del mundo académico y profesional del ámbito nacional e internacional.

En esta oportunidad, presidió la cátedra Blanca Alicia Mendoza Vera, Procuradora Federal de Protección al Ambiente, quien abordó el tema “Impacto ambiental del Río Atoyac”, asignatura que involucra a todos los sectores de las entidades que componen la cuenca hídrica de dicho afluente.

La Procuradora expresó sentirse muy contenta por participar en un evento que contribuye principalmente en concientizar a las nuevas generaciones sobre los problemas ambientales que enfrenta el país actualmente, como el Río Atoyac, invitó a sumar esfuerzos de las instancias de gobierno y la sociedad para trabajar lograr un cambio.

 José Mata Temoltzin, Rector de la Anáhuac Puebla, agradeció a la Procuradora por su visita a la Universidad y por compartir con los estudiantes, un tema de suma relevancia “Salvar el Río Atoyac”. Personalmente ha participado en actividades para rescatar al Río, siendo uno de los más contaminados en México.

En ese entendido, la Universidad Anáhuac Puebla, como parte de su misión, suma profesionistas con profunda responsabilidad social y ambiental a la vida diaria del país, a través de una formación con enfoque ético y de liderazgo social. Esta Conferencia permitió a los asistentes dimensionar los estragos de una cultura deficiente en el cuidado del entorno natural, así como las políticas públicas más adecuadas perfiladas al rescate del Río Atoyac.

Los alumnos de la Escuela de Derecho, así como asistentes en general, pudieron presumir a la terminación de la cátedra, haber enriquecido su bagaje, y con ello estar en posibilidades de investigar, publicar, y participar en la recuperación de los recursos hídricos de sus poblaciones. De igual manera, les brindó la posibilidad de generar conciencia y organizar voluntariado en su entorno y, probablemente, a corto plazo, de elevar iniciativas ante el Congreso para adecuar al marco jurídico la protección y recuperación de sus afluentes.

La presencia de la Procuradora Federal de Protección al Medio Ambiente fue, sin duda, fuente de inspiración y facilitó que los alumnos de la Universidad se comprometieran a lograr un medio ambiente mejor.